Los primeros ordenadores eran enormes, tanto que hasta podríamos decir que te tenías que meter dentro de la torre para poder utilizarlos.

Los primeros ordenadores