La vida vista por un zoofílico es totalmente distinta a la vida que vemos nosotros. Cualquier animal es capaz de poner a mil a una persona de ese tipo. A continuación podéis ver una recreación bastante real de lo que significa.