Esta niña quería una tortuguita para cuidarla en su casa y al final le han regalado la tortuga más grande del mundo. Habrá que darle de comer, porque si tiene hambre no me extrañaría que se comiera a la niña.

La tortuga más grande del mundo