La pasión del Mundial de Sudáfrica ha llegado hasta los gatos. Estos juegan con porterías de cartón incluidas.