Los gatos también pueden fumar, sobre todo si sus dueños deciden meterles un cigarro en toda la boca. Pobres animalitos…

Gato fumando