La verdad es que la imaginación no tiene límites. Esta empresa que comercializa pollo ha decidido venderlo respondiendo al nombre de El pollo Yon, lo que quitando una sílaba se puede convertir en algo bien distinto… Anuncio patético pero real.