Este es probablemente el coche más tuneado del mundo por dentro, el que tiene más muñecos y tonterías que sólo sirven para tapar la visión. Tiene que pagar 6.000 euros al año de seguro, no nos extraña…

El coche más tuneado del mundo