Equivocarse con un número de teléfono puede resultar muy peligroso. Mucho más cuando es una niña pequeña quien atiende a la llamada…La desconfianza también es muy mala.