Dos mujeres quedan para tomar unas copas, Y cuando estaban muy borrachas, les entró ganas de hacer pis, salieron y lo más cercano que tenían era un cementerio.
La primera mujer se limpió con las bragas y las tiró y la segunda cogió una cinta del cementerio y se limpió con ella.
Al día siguiente los maridos se llaman por teléfono:
- Oye Jose mi mujer llegó borracha a casa, y sin bragas.
- Joder tio lo mio es peor, la mia llegó borracha y llevaba colgando una cinta que ponía: Tus amigos de Badajoz no te Olvidan.