Si os echáis novia, aseguraros de que no sea como una de esas que se emborracha y luego va enseñando el culo por todas partes.