Cuando vas a un partido y te sacan por la pantalla del estadio es un momento mágico, pero que tu novio te baje el vestido y que todo el mundo te vea las tetas es algo que no tiene precio. Un espectáculo por el que mereció pagar el precio de la entrada.

Get the Flash Player to see this content.