Hay quienes no necesitan una buena caña de pescar para pillar algo en el agua. La mano de un niño puede convertirse en el mejor cebo posible.

Caña de pescar casera