En ocasiones algunas bromas pueden ser muy pesadas… ¡Sustos de miedo!