No hay nada más gracioso que ver a un bebé bailando con una sonrisa de oreja a oreja. Por eso mismo he decidido compartir con vosotros el siguiente vídeo, donde un pequeñajo se lo pasa en grande bailando al ritmo de un banjo que toca su madre.