No os perdáis la siguiente cámara oculta protagonizada por un barman que está dentro de una máquina expendedora de refrescos. Quienes introducen una moneda se llevan una agradable sorpresa.