De los creadores de: “de oca a oca y me la tiro porque me toca” nos llega una nueva forma de entender el sexo animal, esta vez es el turno del ‘inocente ciervo’ dándole por el caca al perro gruñon.
Cabe destacar que el tono de piel es el mismo en ambos animales y por lo tanto no se considera sexo interracial.

Adictos a la zoofilia: El ciervo inocente y el perro gruñon