Rafael Nadal, uno de los mejores tenistas de todos los tiempos, levanta pasiones allá por donde pasa, pero nunca le habían propuesto matrimonio durante un partido de tenis. Sucedió en el Open de Australia.